lunes, 14 de mayo de 2018

Urano en Tauro El encuentro de Cielo y Tierra



 El martes 15 de mayo, Urano el planeta de los cambios ingresa en Tauro.


Errático y revolucionario, Urano es el maestro de los cambios inesperados, la rebeldía y la independencia…
Urano es impaciente, progresista y lanzado. Es el rayo que fecundó a Gea, aunque en la mitología no supo aceptar los frutos de su vientre. (ver Nota Urano y Cronos. El Mito y Lo Creativo)
Intentar predecir qué sucederá con el ingreso de Urano a Tauro es una paradoja en sí misma.

¿Alguien puede decir dónde va a caer un Rayo?
O que se vera transformado y alterado con su repentina aparición?

Quizá solo podamos prever que la sacudida producida por la tormenta eléctrica será fuerte, pero decir donde caerá el rayo y que provocarà, es imposible.
Quizá solo podamos decir que Urano nos anuncia un salto evolutivo, no una transformación progresiva, una mutación sin proceso. Esto implica la ruptura de un orden establecido respecto a nuestra relación con la Materia, Con Tauro, la Madre Tierra.. Un salto en la relación que hasta hoy tenemos con la sustancia, el cuerpo, la forma de alimentarnos, la sexualidad, con que recursos contamos, el dinero y las finanzas, representada por Tauro. Dando paso a una relación más creativa, a la genialidad de lo desconocido, del misterio que encierra la materialización y sus leyes.

 ¿Cuál es nuestra capacidad de materializar, de crear magia encarnada? ¿qué va a sacudirse o incluso romperse para que nuestros recursos y valores creativos emerjan como respuesta a la crisis que la ruptura de Urano trae?
El paso de Urano a Tauro significa “bajar a tierra”, los recientes cambios producidos por el paso, en los últimos siete años de Urano por Aries. Ahora es tiempo para comenzar a darle sustancia a todo lo que Urano movilizó.

La energía de Tauro se encuentra directamente vinculada a Gea, Es la Tierra([1]) como entidad biológica, que cobija y sustenta a todos los seres sintientes que la abitan. 
También es cierto que Tauro como la tierra fija que es, suele resistir los cambios.

Como vimos, en los párrafos anteriores, la relación entre Urano y Gea no es fácil, pero esta misma dificultad también representa la tensión creativa del encuentro de dos energías bien distintas. Ahora Gea, La Tierra, vuelve a recibir el abrazo de El Dios del Cielo, lo recibe en sus brazos, con la infinita paciencia que la caracteriza. Quizá dándole otra oportunidad para fecundarla, pero esta vez sin rechazar a sus hijos.
¿Podemos imaginar una ciencia alineada con la Madre Tierra. Una ciencia que incluya una especie de psicología ecológica, que integre incluya y no separe. Una conciencia que reconozca la ductilidad de la Tierra para brindar como fruto cercano y futuro lo que en ella se siembra sin discriminar ni cuestionar. Un progreso que no agote nuestros recursos, sino que genere un mayor bienestar para todos los hijos de la tierra. 

Necesitamos progreso con conciencia, ciencia, biotecnología, economías y energías autosustentables y limpias, permacultura. Ideas y nuevas formas de funcionar en un mayor equilibrio social respetando la biodiversidad y los múltiples recursos que la Tierra nos ofrece. Un encuentro de Cielo y Tierra que nos conduzca a un estado de equilibrio dinámico entre estas energías, aparentemente tan distantes para nuestra consciencia.
Que vuelva la Magia a la tierra. Esa que sabe de leyes cósmicas, de causas y efectos. La ciencia al servicio de la vida. Nuevas tecnologías menos invasivas, más amables que incluye los saberes de las medicinas naturales aceptadas y respetadas. El reconocimiento y sanación holística del cuerpo, porque comprendemos que este no se encuentra fragmentado en distintos órganos, ni separado del espíritu y la mente, sino que es un vehículo integrado para su expresión.
En la era de las redes sociales, de los cuerpos mejorados con cirugías láser y fotoshop, de los encuentros virtuales… quizá la revolución signifique volver al cuerpo real, aceptarlo y amarlo. Que el WhatsApp sea un medio fácil y directo para comunicarlos y coordinar un encuentro y no “el encuentro en sí”.  
Tendremos que buscar soluciones a los problemas que nosotros mismos hemos creado, agotando recursos, contaminando y poniendo en riesgo la vida en este hermoso planeta azul del cual nosotros somos solo una parte. Sí, nosotros los humanos solo somos una parte de la expresión de la Tierra como el Ser biológico y viviente que es. Aprendamos a escuchar las voces de la tierra, respetándola porque en ese respeto nos respetamos y enaltecemos a nosotros mismos.

¿Utópico, idealista? Si, pero Urano tiene la fuerza para dar el salto y convertir la utopía en realidad.  
¡¡¡Bienvenido Urano a Tauro!!!
Laura Patradiso




viernes, 16 de marzo de 2018

La Luna sus ciclos y el misterioso reflejo de lo femenino





Resultado de imagen para la mujer y la luna

Desde los comienzos de la historia, la luna, ha representado simbólicamente a la Gran Diosa y Madre Gestadora, y por lo tanto ha sido vinculada directamente a la figura de la mujer.
La sincronicidad de un ciclo femenino y uno lunar, ambos de 28 días, le ha otorgado desde tiempos antiguos una estrecha relación con la fertilidad y la maternidad. Resultando que el termino “menstruación” proveniente del Latín mensis derivado del griego mene significa “luna”.

En el transcurso de un ciclo, la energía de la mujer aumenta y brilla, con el esplendor de la luna llena como misterioso reflejo de lo femenino y luego mengua hasta desaparecer, para dar comienzo a un nuevo ciclo. Estos cambios afectan tanto a la vida física y sexual como al mundo psíquico y espiritual de la mujer. Pero no debemos perder de vista que la dinámica implícita en los cambios de su apariencia -fases de la luna- son el reflejo de su relación con el sol. Desde la mirada astrológica, la expresión de la función solar, vinculada a la singularización, depende tanto de la entrega de la luna como de la potencia energética que el sol le imprima. La luna suministra la sustancia para que esta identidad singular tome una forma determinada.

En su constante evolución y en cada nuevo ciclo en la historia de la humanidad, la imagen, el patrón de belleza y el cuerpo de la mujer ha ido cambiando, develando el rastro que imprimía la cultura en la que se hallaba inserta en cada momento.
El cuerpo de la mujer, además de sus particularidades biológicas, que la hacen netamente receptiva, es interpretación, cultura y religión. Es un cuerpo que, al igual que la luna, se modela en la imaginación, se acaricia en los poemas, se venera mitológicamente, se censura, se mutila, se teme y se sueña. Es un cuerpo simbólico que adquiere significación muchas veces más allá de la mujer en sí misma.

En su histórico recorrido de eternos ciclos, encontramos, desde las primitivas diosas de la fertilidad, representadas por un cuerpo donde prevalecía como patrón de belleza y atractivo un gran vientre con grandes senos, respondiendo directamente a la necesidad de procreación y multiplicación de la especie; a la mujer andrógina y la amazona* en su camino por lograr un lugar que no se limite al de madre.

Desde el momento en que se incorpora como fuerza laboral formal, la mujer  se introdujo en actividades y adquirió hábitos que hasta el momento habían sido reservados a los hombres y desde la aparición de la píldora anticonceptiva, con el control de la natalidad, comenzó la apropiación de su cuerpo.
La moda acompañó ese salto. La mujer llevó corsé y quemó corpiños, oculto sus pierna y acortó sus faldas, incorporó pantalones y en algunos casos, aunque de forma más estilizada, traje y corbata. A lo largo de este proceso, fue desdeñando sus curvas, aparecieron la bulimia y la anorexia como muestra de la disfunción y conflicto que se generó en relación con su cuerpo, provocando una extrema polarización.

Entre estos dos extremos podemos encontrar tantos repliegues como culturas, modas y tendencias hubo en la historia. Tantos repliegues como faces de la luna vienen sucediéndose desde entonces. Las mujeres, en todas las latitudes, y a lo largo de la historia crecíamos y aveces aún crecemos con la convicción de que es indispensable ajustar nuestra imagen al modelo vigente para ser aceptadas y amadas. Siempre hay algo que sobra y algo que falta en nuestro cuerpo. Con el doloroso mensaje subyacente donde el amor y la plenitud, muchas veces quedan condicionados por la imagen.

Siempre luego de una polarización, surge la oportunidad de tomar conciencia, observar el recorrido y acortar distancias. La oportunidad de crecer en ese cuerpo, habitarlo, amarlo, cuidarlo sin mutilarlo y vivirlo en libertad. Libertad de elegir cuándo, cómo y con quién abrigarlo, disfrutarlo, desnudarlo... y amarlo para expresarnos y vincularnos con el mundo.

Regresando a la luna, hasta aquí hemos intentado develar alguno de los misterios que la rodean. Seguramente seguiremos ignorando muchos de sus secretos que, al igual que el enigmático mundo femenino, nos oculta. Secretos que se irán desplegando al contemplarla y contemplarnos en su hechizo cada noche y en cada ciclo por venir.

Laura Paradiso


* Amazona: palabra derivada del griego que significa “sin seno”

viernes, 9 de marzo de 2018

Nei Kung Alquimia Interna Taoista


Hola  
Se viene el cuarto Modulo de Nei Kung
Si no pudiste llegar al primer encuentro no te pierdas la oportunidad de sumarte en este. 

Laoshi Flavia Catoni, directora de la escuela de terapias y disciplinas Chinas "Nei Tan", en córdoba,  nos visita nuevamente para continuar con la práctica de Nei Kung  (traducido como Cultivo de la Energía Interna o Alquimia Interna Taoísta) 

Sábado 5 de Mayo de 14 a 19hs 
Modulo 2

En “La Escalera” 

Juan B. Justo 889 Y Paraguay - Palermo CABA



La práctica del Nei Kung  se encuentra basado en la generación, transformación y circulación de la energía interior.  Este proceso conduce a la persona a la armonía de su cuerpo, de sus emociones; proporciona paz y serenidad, a lo que los antiguos llamaron: 
“Estar en acuerdo con el Cielo”.


IV Encuentro: 4 de Agosto

v  Absorción de las energías terrestres y celestiales
v  Vasos Maravillosos
v  La órbita macrocósmica
Práctica
v  Signos y sensaciones
v  Teoría de los 5 elementos (wu xing)
El ciclo de alimentación o creación

El ciclo de control
IMPORTANTE

Cada seminario se pueden cursar en forma independiente, ya que no son correlativos, sin embargo, quien desee tomarlos en forma regular, podrá acceder al finalizar el programa, a un examen teórico-práctico , y obtener la Certificación como "Instructor en Alquimia Interna Taoísta"


Bienvenido a iniciarte en este camino de transformación donde el cuerpo y el espíritu se unen en sensual armonía a través de la practica de Nei Kung.  


Los espacios son limitados
Si estas interesado en recibir más información.  
Programa completo, valores y facilidades de pago, espero tus novedades enviando un correo a ichingelpozodeagua@gmail o por (WhatsApp) al +541157182899

Gracias por compartir esta información a quien consideres pueda interesarle 
Cariños, Laura

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Bienvenido Saturno, El señor del Tiempo, a tus dominios.

Desde hoy, 20 de diciembre de 2017 y durante los próximos dos años Saturno transitará el signo de Capricornio
Bienvenido sentido de realidad con todo lo que eso implica. 
Saturno es “lo que Es” no lo que debería ser o me gustaría que fuera. Saturno nos enfoca y concentra. Nos pone límites. Nos muestra que clase de vinculo tenemos con la autoridad, sea esta externa o interna y en ese acto nos enfrenta a nuestra propia autoría. Saturno nos traza una línea y nos dice “Vos sos aquí”. Un maestro austero y exigente que no permite nos excedamos, pero tampoco nos consideremos menos de lo que realmente somos. 

Quizá pasemos por un período de desesperanza, de sensación de sinsentido y desgano. Si atravesamos ese tránsito con mirada clara podremos comprender como Saturno nos forja el carácter; nos invita a ser resilientes; a pararnos sobre nuestros propios pies. Nos enseña a optar por lo auténtico y duradero dejando superficialidad, frivolidad e ilusión de lado. 



Más prácticos y menos dramáticos, Saturno nos permite ver las cosas de frente, sin auto engaño o ilusión. Liberándonos de las expectativas, propias y ajenas, nos enfrenta a nuestra magia y poesía personal.
Hay algo profundamente noble en Saturno en Capricornio. Es la lealtad, la honradez del justo; el que no abandona a la primera de cambio. Pero también la fría guadaña cuando se han agotado las posibilidades. La joya de Saturno en Capricornio es la Flor en el desierto árido, seco y sin embargo… inmensamente rico. El diamante escondido en el carbón. Es el señor en el umbral, el guardián a través del cual accedemos a lo transpersonal.



lunes, 23 de octubre de 2017

Urano y Cronos. El Mito y Lo Creativo

Comencemos por preguntarnos ¿Qué entendemos por creatividad?

La creatividad es un acto de rebelión por definición, ya que en ese acto trascendemos algunas normas y nos enfrentamos al pensamiento convencional. Inclusive suele romper con el límite de lo autoimpuesto. Si nos quedamos apegados al pasado, o a lo conocido no puedo generar un acto creativo. Un acto creativo implica estar en el presente, tolerar la incertidumbre, ingresar al vacío y a partir de ahí crear. Por eso es un acto de amor. 
Estamos hablando desde un concepto amplio del amor. No del amor romántico o personal. Hablamos del amor como corriente energética que fluye constantemente, circula y es vinculante. Se trata de dos seres distintos que se encuentran, o dos principios diferentes y complementarios. Por eso lo creativo es profundamente vincular. Son dos que son diferentes, se atraen, se comprenden, atraviesan por dificultades o resistencias, reconocen sus diferencias; y a partir de esas diferencias, se complementan y crean. Y eso, es un acto de amor. Para que la chispa de la vida se genere, tiene que haber eso.

Pensemos que Lo Creativo no obtiene resultado, sino que da un fruto. Como un hijo o una obra de arte, no sabemos cómo será, pero lo amamos porque es el fruto de nuestro acto de amor.

Convengamos en desde nuestros relatos y Mitologías contamos con pocos dioses creativos. 
Por un lado tenemos a Urano y su historia de amor con Gea. En la mitología clásica, Urano es el dios primordial del cielo. Personificado primero como hijo y luego esposo de Gea, la Madre Tierra. Ambos fueron los padres de los Titanes y ancestros de la mayoría de los dioses griegos. El problema surge cuando a Urano no le gustan algunas de sus creaciones. y vuelve A introducirlos en el vientre de Gea. A partir de ahí se arma un interesante lío donde Gea cansada, le pide a Cronos que la libere de su padre. 
A partir de aquí Urano desaparece de los relatos mitológicos. Se retira después de ser castrado por uno de sus hijos, Cronos el dios del tiempo. Quizá, transformándose él mismo, en este vació creativo de donde surgen todas las posibilidades.
De la sangre derramada de Urano nacen “Las Furias”, que surgen ante la frustración de nuestra creatividad castrada; y sus órganos arrojados al mar generan una espuma de la cual nace Venus Afrodita, diosa del amor, la belleza y las artes. ciertamente en esto nos muestra el conflicto que surge en nuestra psique polarizada.  

En el relato bíblico de Creación tenemos el Génesis donde podemos ver la siguiente expresión.
"...Dios dijo “Haya luz”, y hubo luz. Vio Dios que la luz estaba bien..."

Aquí quiero hacer un alto.
Fíjense que cada vez que Dios crea algo, en el relato bíblico, primero la luz y la oscuridad y posteriormente las aguas, tierra, plantas, animales y finalmente al hombre. En cada acto de creación vemos que el texto dice “Vio Dios que estaba bien” o “Vio Dios que era bueno”. Esto significa que no sabía cómo le iba a salir y después vio que era bueno o estaba bien.
Por eso decíamos que un acto creativo, implica sostener la incertidumbre y además no obtiene un resultado, sino que da un fruto. 

Ahora veamos que sucede en el texto del I Ching cuando habla de "Lo Creativo"
Este primer hexagrama (N°1 Lo Creativo) En primer lugar nos plantea que, tenemos que verlo desde dos posiciones. Por un lado tenemos una mirada universal, macro, donde se encuentra involucrado lo divino y el acto de la creación en sí. La otra mirada es desde lo humano que involucra la acción de los hombres.
Nosotros, los humanos, somos un fractal del universo. Somos un universo dentro del universo y nos regimos por las mismas leyes. Primero surge una imagen en nuestra mente y luego transformamos la materia para realizar aquello que imaginamos o intuimos. Todos los objetos que nos rodean fueron creados de ese modo.

El hombre tiene la posibilidad ingresar a ese vacío creativo, esa "Sagrada Nada", tolerar la incertidumbre de lo desconocido. De lo desconocido no solo del lugar al que ingreso sino también de lo desconocido del resultado.  


Volvamos al hexagrama.
El dictamen nos dice:
“Lo Creativo obra elevado logro, propiciando por la perseverancia.”

Recordemos que el dictamen es el texto central sobre el que se fundamenta el hexagrama. Dándonos una descripción de la situación y la forma de enfrentarla.

El signo es planteado como una idea que todavía no tiene forma pero sí la fuerza suficiente para llevarla adelante. Por eso es superador, y el texto lo está planteado como “elevado logro”. Es una realización que nos eleva, nos lleva a otro plano de nosotros mismos. Una clara invitación a dar una vuelta más en nuestro espiral evolutivo.
Luego existe un momento de conservación, de cuidar lo que se está desplegando, ligado a las expresiones “propiciando” y “perseverante”.
Propiciando, implica que lo que se está creando, se ve favorecido porque corresponde a la esencia, nos es “Propio”, nos corresponde y pertenece. Perseverante se vincula con lo recto y lo firme, una cualidad que sostiene en el tiempo la forma correcta para su despliegue.
Por eso el texto plantea a lo creativo como una ley perenne que da lugar a todos los acontecimientos enmarcados en un determinado tiempo. Y acá vamos al tema del tiempo.

Los chinos tienen una mirada muy interesante en relación con el tiempo, que nos  cuesta comprender. Para ellos el tiempo es el medio, una vía para la realización de todo lo que existe; en realidad, las cosas se van desarrollando y manifestando a través del despliegue del tiempo. La chispa se genera en el comienzo, pero el tiempo implica el proceso de despliegue, el desarrollo en sí. Para los occidentales, en cambio,  el tiempo es connotado como límite, de hecho la mitología así lo insinúa al castrar Cronos a Urano. Creo que aquí comienza el malentendido de considerar que el tiempo cercena el impulso creativo en lugar de posibilitarlo y sostenerlo.
Para los chinos el tiempo es cíclico, circular  y esa cualidad es  justamente la que nos permite crear.
Por ejemplo: Para que el proceso creativo del encuentro amoroso en una pareja dé su fruto se necesitan nueve meses. Si el bebe nace antes se pone en riesgo su vida. Se interrumpe el proceso de despliegue.
A mi entender, ese es el ejemplo que mejor lo representa, ni más ni menos. A partir de ahí todo lo que se les ocurra.
Pese a esto, que parece tan obvio, nos cuesta mucho entenderlo.
El tiempo desde esta mirada opera como marco y no como un límite.

El límite va a estar impuesto por la materia y su capacidad de transformación en el tiempo.
Fíjense que el mismo texto plantea al tiempo como medio para poder realizar lo que se encuentra en estado latente, en potencia. Por eso dice
“...El tiempo es el medio para la realización de todo lo posible. No un obstáculo...”*

El tiempo es el que permite la evolución. El tiempo no mide las cosas que pasan, el tiempo “es” lo que pasa. Está en constante movimiento y transformación, nos permite modificarnos con el entorno

“...El curso de lo creativo modifica y forma a los seres hasta que cada uno alcanza la correcta naturaleza que le está destinada, y luego los mantiene en concordancia con el gran equilibrio...” *


El tiempo nos muestra el ciclo de la materia y como esta se transforma. Es el proceso de crecimiento desarrollo y envejecimiento y muerte. Lo que sucede es que hemos aprendido a temerle e intentar evadir la segunda mitad del proceso. Una rosa comienza como un pequeño pimpollo abre sus pétalos, se despliega nos regala su perfume y luego se marchita, se seca y muere. El tiempo nos muestra que tenemos límites y justamente la consciencia de ese límite es lo que nos permite experimentar y evolucionar, por lo menos en este plano de la existencia. 

Laura Paradiso

*Richard Welhelm comentario sobre hexagrama 1 Lo Creativo"

jueves, 5 de octubre de 2017

VENUS & MARTE.

¿Es el amor lo que mueve al sol y las estrellas? ¿Es el amor lo que mueve al guerrero, al sanador, al artista, al místico, al científico y al amante?
Hoy venus y Marte se encuentran en el cielo iniciando un ciclo de relación a los 18° del signo de Virgo.


Venus y Marte entretejen en el cielo una trama, una danza. Danza que encarna y canaliza la esencia de Eros, como fuerza creadora. Como pulsión de vida. Es el encuentro dentro de cada uno de nosotros de lo femenino y masculino sagrado. Esa dupla que permite abrirme e ir en pos de aquello que me es propio, aquello valoro, que me da placer y felicidad.

Venus representa el Amor. Seamos hombre o mujer. Venus me permite ver mi propia belleza reflejada en los ojos de mi amante. La belleza que puede abrirse y entregarse gozosamente a los demás, porque es ella misma. Venus no depende de la aprobación de los demás para sentir que vale y justamente eso es lo que la hace irresistiblemente atractiva.

Marte es el guardaespaldas de nuestro Ser. Es quien actúa con valentía en momentos difíciles. Quien asume riesgos y sale adelante. Es quien, como en esta imagen, deja su escudo a los pies de Venus, la abraza y se anima a adentrarse en el profundo y misterioso mundo de lo femenino. Marte es el coraje de ir en pos de lo que amo, la adrenalina que me mueve y permite alcanzar mi deseo.
El encuentro de Marte y Venus es la expresión del Amor. Es una manifestación, una revelación que se transparenta, una bendición que brota cuando el ego y sus miedos se silencian y el alma se sale con la suya.



Laura Paradiso-

lunes, 4 de septiembre de 2017

I Ching y Sincronicidad


Seguramente la mayoría hemos tenido momentos donde las cosas parecen coincidir mágicamente, donde sucesos que no podríamos haber previsto parecen guiarnos y aportar algún tipo de dato a nuestro camino. Es en ese momento cuando, quizá  jugando, decimos que el universo conspira para que los hechos y las personas necesarias se encuentren. Algunos de estos hechos son muy importantes y significativos en la reorientación de nuestra vida y otros son casi imperceptibles, como pequeñas bromas que nos plantea el destino. Pero lo cierto es que sean grandes o pequeños no dejan de sorprendernos o aunque más no sea arrancarnos una sonrisa al percibirlos.

La sincronicidad explica una forma de conexión entre fenómenos o situaciones de la realidad que se enlazan de manera aparentemente casual, es decir, que no presentan un vínculo lineal o causal.
La Palabra Sincronicidad, al igual que síntesis y símbolo, comparten el prefijo “sin” "sim" que significa reunir. En este caso estamos hablando del mismo prefijo pero unido a la partícula “crono” como significado de tiempo. Por lo cual podemos decir que la Sincronicidad es unir dos acontecimientos, que aparentemente se encuentran separados, en un mismo tiempo. Pero, es importante destacar, que estos hechos son vinculados o relacionados por su significado.


La causalidad si bien es una ley natural, constituye una aproximación de la realidad respecto a cómo los hechos se desarrollan uno a partir de otro (causa-efecto). A partir de esta percepción del mundo es que los occidentales nos caracterizamos por tener un pensamiento lineal. 
El concepto de sincronicidad, en cambio admite que la coincidencia de los eventos en el espacio y el tiempo, posee un significado que trasciende de una simple probabilidad.


 La sincronicidad intenta explicar una forma de conexión entre fenómenos o situaciones de la realidad que se enlazan de manera aparentemente casual; es decir, coincidencias que no presentan un vínculo lineal.

La Sincronicidad establece a través de su significado la correspondencia de un fenómeno subjetivo (interno) con un fenómeno objetivo (Externo) los cuales se manifiestan simultáneamente.



Desde este punto de vista es que Jung, planteó la utilización del I Ching como método para la exploración del inconsciente. 

Basándonos en lo que Jung denominaba el conocimiento absoluto del inconsciente. Podemos decir que el inconsciente “sabe”, conoce el pasado y un posible futuro. 
En una consulta al I Ching lo que hacemos es provocar ese hecho sincrónico. Y nuestro inconsciente, nuestro ser superior o nuestra supraconsciencia nos responde a través del libro.

Para Jung estos episodios se producen cada vez que el “Si Mismo”, nuestro “Noble” logra atravesar la barrera establecida por nuestra personalidad superficial. Entonces de una manera fugaz y completamente ajena a nuestra voluntad, se nos revela un orden desconocido, lleno de significación. Pensamos en alguien y llama, o nos lo encontramos caminando por la calle. Tenemos una duda y llega a nuestras manos el libro o el artículo que la responde. El tema es que por lo general intentamos darle un significado trascendental a este fenómeno cuando en realidad lo que está diciendo, es que estamos conectados con nuestro centro, atentos y en el presente. Es como sintonizar una radio. 

Lo que Jung llama sincronicidad está sucediendo todo el tiempo, nos demos cuenta de ello o no y se manifiesta tanto desde lo personal como colectivamente. 
La sincronicidad ocurre porque simplemente formamos parte de un campo unificado. Cuando nombro lo colectivo me refiero a que hay una tendencia a que las cosas sucedan juntas. La historia demuestra que es así como surgen teorías, descubrimientos y mitologías simultáneamente en distintos puntos del globo sin una aparente conexión entre sí. Y uno se pregunta ¿Cómo puede ser? Simplemente porque era el tiempo para que eso emergiera. Es el espíritu que impera en ese tiempo y se manifiesta en distintos lugares y de distintas maneras.

Recién decíamos que nuestra mirada lineal del tiempo hace que vivamos inmersos en la ley de causa y efecto. La ciencia cada vez que intenta encontrar la famosa “Partícula Elemental” de la materia que nos explique cómo se creó todo lo que existe,  se encuentra con el vacío. Este vacío, que podemos plantearlo como la base del pensamiento oriental, expresado como vacuidad; refleja claramente el principio de manifestación de lo cual surgen el Yin y el Yang, lo Creativo y lo Receptivo. Y, como dice el I Ching, a partir de ahí, los diez mil seres, o sea todo lo que existe. 


El Físico Nassim Haramein plantea el concepto de sincronicidad partiendo desde la dinámica del vacío.
Tomando al vacío como el elemento que conecta todo lo que existe. Este, mal llamado vacío, que por cierto en muy denso y contiene unas gran cantidad de energía en disponibilidad. Es el 9,999% de todo lo que existe en el universo como contraparte del 0,001% constituido por la materia. 
El vacío se encuentra presente en la misma proporción tanto en el átomo como en el espacio. Desde lo más pequeño que existe a lo más grande. Explica Haramein. Este vacío, cargado de energía en disponibilidad, es lo que conecta lo más pequeño que se encuentra en nuestro interior a lo más grande, el universo mismo.

Comprender que el vacío no está vacío y que el espacio tiene toda esta energía e información en él, abre la puerta a cosas que todavía nos cuesta comprender. 

Desde esta comprensión es que Nassim Haramein explica el fenómeno de sincronicidad con una mirada científica. 

“Pienso que la sincronicidad es la evidencia de este sistema de autoregulación (…). Se trata del espacio entre tu y yo. El espacio dentro del átomo que no está vacío, está lleno de toda la información que es radiada a su interior y se nos retroalimenta como nuestra experiencia de la realidad”
“Cuanto más claramente nos concentremos y enfoquemos nuestra intención en alimentar el vacío con información, más fácil se lo ponemos para que nos alimente con la experiencia que se aproxima a lo que queremos. Entonces aumenta el nivel de sincronicidad porque cada vez le resulta más sencillo al universo concedernos nuestros deseos más genuinos en equilibrio con los de los demás”
Siempre hay un equilibrio entre nuestra interpretación respecto a lo que deseamos y aquello que el universo nos va a proveer. 
En general decimos que cada uno crea su realidad. La parte que nos falta es que esa información regresa a nosotros y de alguna manera la realidad nos está creando también. 
Ese vacío está definiendo nuestra existencia. Porque si todos creamos nuestra realidad independientemente nunca nos encontraríamos, y cada uno de nosotros estaríamos solos en nuestro pequeño universo y eso no es lo que pasa (aveces pareciera que si, pero ese es tema de otro artículo). 

A partir de ahí nos damos cuenta que si las cosas no salen como las imaginamos es: ademas de nuestra propia contradicción, porque integramos un campo morfogenético y estamos interactuando con todo lo que pasa en él. 
Entonces, estamos enviando información al vacío y el vacío, al conectarnos a todos,  nos regresa la experiencia acorde a todo lo demás.
Entonces hay una realidad que todos compartimos, y esa es una realidad consensuada. 
Para que una realidad cambie, un número determinados de personas que integran esa realidad tienen que consensuar en algo.  Así, ese fenómeno adquiere una dinámica propia que le permite sostenerse y crecer.Esto se enlaza con el principio de masa crítica. 


Volviendo a la Sincronicidad. Cuando un individuo se vuelve más consciente de si mismo, de su vinculo con los demás y a través de prácticas de contemplación y meditación se vuelve más consciente de su relación con ese vacío, con ese campo de sustancia vital en disponibilidad, la sincronicidad aumenta.
Todos los maestros que pasaron por la tierra, nos han invitado a tomarnos el tiempo para ir a nuestro centro, hacia nuestro interior. Ahora, además,  hay una física que nos lo explica.